top of page

Una mirada a nuestra cultura y sus raíces.

Hola! Me llamo Camila y soy de el puerto de Veracruz, actualmente estoy haciendo mi servicio social en la organización Huellas que Trascienden en San Cristóbal de las Casas, un lugar muy mágico y estoy trabajando junto con Mauricio y Rosy.

El miércoles pasado tuvimos la primera salida de campo, es decir, una visita a la comunidad de Oxchuc para conocer a la mayor parte de las mujeres artesanas que trabajan con la organización originarias de este lugar.

Toda la experiencia fue muy mágica, desde que salimos encontramos paisajes hermosos en la carretera, el cielo estaba completamente despejado y la naturaleza es muy abundante entre más se avanza. Después de aproximadamente 1 hora y media, llegamos a nuestro destino, Oxchuc, en donde nos recibió Martha, una mujer y artesana muy amable que nos preparó un desayuno el cual consistía en unos huevitos revueltos, frijoles y un rico café.

Después de el rico desayuno, fue momento de conocer a las mujeres las cuales fueron llegando poco a poco, cada una de ellas con su vestimenta hecha de telar, con piezas muy hermosas. Conocerlas fue una experiencia muy bonita ya que aunque algunas no hablan español y yo no hablo tseltal, Rosy estaba traduciendo un poco de lo que decían.

Empezamos mostrandoles una presentación dentro de la cual venían diferentes ideas de diseños las cuales consideramos que podrían implementar en sus trabajos y me pareció impresionante la habilidad y el conocimiento que tienen acerca de su trabajo, a través de imágenes podían reconocer el tipo de corte, costuras o procesos que se implementaron para cada una de las piezas como pueden ser las técnicas o dobleces para crear ciertos efectos en las prendas.

Fue muy emocionante ver como tenían dudas al respecto e incluso algunas de ellas comentaban que estaban dispuestas a hacerlos o implementar esas nuevas ideas en las próximas prendas, también fue muy lindo ver la convivencia entre ellas ya que aunque no entendía del todo sobre qué estaban hablando, se reían tanto que incluso llegaban a contagiar su risa. El ver a mujeres de edades variadas, algunas con hijos e hijas, unidas, empoderadas y apoyándose entre ellas es una sensación muy bella y el poder ser parte de toda esta experiencia me ha brindado mucho aprendizaje y entendimiento no solo en la cuestión de las técnicas, también en estilos de vida, formas de pensar y perspectivas distintas las cuales nos ayudan a abrir nuestra mente y conocer un poquito más sobre el mundo en el que vivimos y sus raíces.


32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page